En nuestra provincia los Concejos Deliberantes se crearon con varias importantes atribuciones pero en nuestra opinión la más importante hoy en día es controlar los actos del Poder Ejecutivo, ya que esa sólo la puede ejercer el Concejo. La gestión municipal habla a través de números, que deben ser analizados e interpretados, tanto cuando presenta su presupuesto anual, como mientras se va ejecutando. Por ejemplo, dice que va a gastar $20 en equipar una plaza, se le autoriza eso, y después gasta esos $20 en combustible, el concejal debe hacer notar eso por dos razones: o hicieron mal el presupuesto o decidieron no equipar la plaza, ambas tienen una connotación política, porque muestra las prioridades que tiene el municipio y el vecino se tiene que enterar. Igualmente, si durante el año se ve que el municipio cuenta con más disponibilidad de dinero que lo que previó, el concejal puede darse cuenta y proponer cómo invertir ese dinero extra. 

Al vecino esto lo beneficia, por ejemplo, el ejecutivo pidió un aumento de la tasa del 40% para este año, antes de aprobarlo o no, los concejales deben analizar si es razonable para la economía de la ciudad, pero también, evaluar si no sería posible que el municipio sea más eficiente en algunas áreas, baje el gasto en ellas y así evitar que sean los vecinos los que siempre hacen el esfuerzo. Los números son signos duros, pero en una administración municipal son hechos y hay que examinarlos para poder decidir lo que es mejor para la gente, para avisar si hay desvíos y si se cambian las prioridades fijadas. 

Es muy importante informar, llegar más y mejor a los vecinos con datos, porque la municipalidad administra el dinero de todos y a la gente le interesa saber qué se hace con lo que aporta, si un concejal estudia los presupuesto y las ejecuciones, nos puede decir si la administración municipal es coherente, analizando varios años de una gestión se sacan conclusiones sobre el crecimiento de los servicios que presta en relación a los recursos que tiene o pide, las subcontrataciones que realiza, la planta de equipos, la infraestructura en la que invierte, y muchas otras deducciones que son técnicamente posibles de hacer, sólo hay que estudiar, sentarse a escribir e informar a la gente y a las instituciones. 

El rol del concejal en control debe ser un eje de campaña porque sirve para evaluar la inclinación y capacidad que los candidatos tienen para cumplir esta función básica del concejal, además para evaluar el desempeño de los que ya hace tantos años están en el cargo.. También creemos que es una buena forma de elevar la discusión política en la ciudad, cosa que es muy necesaria para la sana participación en democracia.