La responsabilidad en los números, ¿para qué tenemos concejales?

 

La principal tarea de un concejal es controlar al Ejecutivo local y legislar para la ciudad. Por eso es difícil de explicar por qué – desde 2013 – nuestros concejales no tratan las ejecuciones presupuestarias, es decir, desde hace 8 años los esperancinos no sabemos si los concejales analizan en cómo y en qué gastó el dinero de nuestros impuestos la gestión municipal. No nos queda otra, pues, que preguntarnos ¿por qué los que hoy se presentan para ser concejales por segunda o por cuarta vez no examinan e  informan si la gestión municipal es eficiente o no? Tal vez están de acuerdo con las inversiones y contrataciones que se hacen, o tal vez no, pero aún así deberían debatir las ejecuciones.

 

Los números muestran las prioridades reales de la política, te dicen por ejemplo, si con tu dinero sólo se pagan sueldos, si se invierte en viviendas o en espacios públicos, si da pérdida el sistema de estacionamiento medido, cuánto se gasta en seguridad, y mil datos más. Esa información le da transparencia a todo lo que se hace, que tal vez se hace bien pero nunca nos enteramos porque los concejales no nos lo informan a los ciudadanos.

 

De nuevo, el deber de un concejal es controlar y legislar. Nos preguntamos: ¿cómo es posible que hayan permitido aumentos de impuestos todos estos años (y hasta del 40% el año pasado, sin ir más lejos) sin haber cumplido con su obligación de analizar en qué gasta la gestión? ¿Por qué pensar que esta vez cumplirán con su deber, cuando no lo han hecho por años? Más que campaña necesitamos explicaciones. 

Queremos entrar al Concejo para trabajar por la ciudad. A los esperancinos nos cuesta mucho ganar el dinero, desde el concejo tenemos que cuidarlo.